¿Qué alimentos debo comer para ayudar a mis músculos a recuperarse?

Cuando realizamos ejercicio físico, debemos tener en cuenta que además de trabajar nuestra técnica o habilidades para el deporte, nuestro cuerpo sufre ciertos efectos que debemos neutralizar si no queremos agotarnos. Se recomiendan una serie de alimentos para una recuperación muscular óptima después del ejercicio. Consumiendo ciertos alimentos, nuestra recuperación muscular puede ser mucho mejor y más rápida.

La importancia de la alimentación en la recuperación muscular

Durante el ejercicio, nuestro cuerpo utiliza parte de sus reservas de glucosa para obtener la energía que necesita. Además, a través de la transpiración se pierden líquidos y electrolitos, sobre todo sodio.

Aliments et récupération musculaire
No es necesario ingerir grandes cantidades de alimentos con regularidad (5 veces al día) para favorecer la recuperación muscular. Basta con comer los alimentos adecuados.

Asistimos a un aumento del estrés oxidativo y del proceso inflamatorio que, a pesar de su utilidad para crear adaptaciones fisiológicas, pueden dañar las defensas del organismo si no se consumen suficientes vitaminas y fitonutrientes con propiedades antioxidantes.

Del mismo modo, la contracción muscular durante el ejercicio puede causar daños musculares que, si no se tratan, pueden provocar lesiones.

Una dieta adecuada debe favorecer la correcta recuperación muscular, reponiendo las reservas de glucógeno con suficientes hidratos de carbono y corrigiendo el equilibrio de líquidos y electrolitos. También debe estimular y controlar la respuesta inmunitaria. Por último, debe favorecer la regeneración y la síntesis de nuevas proteínas.

La miel de Manuka es eficaz para la recuperación muscular

La miel de Manuka es producida por abejas que viven en Nueva Zelanda. Al igual que otros tipos de miel, contiene los hidratos de carbono necesarios para la recuperación de las fibras musculares. La miel de Manuka también tiene propiedades antiinflamatorias únicas debido a su alto contenido en peróxido de hidrógeno. Favorece el sistema inmunitario y neutraliza los efectos inmunosupresores del ejercicio. Mezcla miel de Manuka con yogur griego desnatado para una comida reconstituyente.

Chocolate caliente

El chocolate caliente calienta y regenera el cuerpo después de un día de ejercicio. Favorece la relajación, muy importante para la recuperación muscular. La cafeína relaja y dilata los vasos sanguíneos. Como resultado, la sangre llega a los músculos, restaurándolos. Un estudio realizado en 2006 con ciclistas masculinos que tomaban tranquilamente una bebida de chocolate con leche baja en grasas reveló las propiedades energéticas de este producto.

Guindilla, para una buena recuperación muscular

El chile contiene vitaminas del grupo B, entre ellas la vitamina B6, que interviene en el transporte de oxígeno a los músculos y otros tejidos. Este producto es excelente para las personas con intolerancia al gluten. Para recuperarse después de una sesión de entrenamiento, pruebe un plato de judías y arroz cubierto de salsa de chile, o añada este chile rojo al curry de pavo o pollo.

Cocos y plátanos

Los cocos y los plátanos son dos importantes reductores que pueden evitar los calambres después del entrenamiento. Este problema es consecuencia de la falta de calcio, sodio, potasio y otros electrolitos. Los cocos y los plátanos contienen potasio, que evita la contracción involuntaria de los músculos. Consuma estos alimentos por separado. Ciertos esteroides, como la nandrolona, pueden potenciar la recuperación muscular y permitirle hacer ejercicio durante más tiempo y con más intensidad. La hormona del crecimiento, conocida como somatropina, tiene un efecto similar.