Bíceps XXL en 30 días: cómo triunfar con los ejercicios de musculación

30 días, 4 semanas, 1 mes: ése es generalmente el tiempo que nos concedemos para ver los primeros efectos de nuestros ejercicios de musculación. A los principiantes les parece un tiempo infinito, ya que quieren ver los resultados de su entrenamiento con bastante rapidez. Pero en términos de entrenamiento, un mes es muy poco tiempo. A modo de comparación, un ciclo de aumento de peso es el doble o el triple. En otras palabras, en 30 días apenas has podido activar los metabolismos adecuados…. Pero no hay que desesperar… Es posible conseguir muy buenos resultados en tus bíceps en 30 días si lo haces de la forma correcta 😉

Para conseguir unos bíceps XXL en 30 días, debes seguir varias reglas.

Haz ejercicio con regularidad

En primer lugar, el tiempo de entrenamiento. Necesitas hacer ejercicios de bíceps todos los días. Cada día, dedica una franja horaria a series de ejercicios para conseguir un efecto rápido. Suena lógico, pero en realidad es muy difícil para los principiantes. Porque la motivación es un factor importante. Los primeros días, la motivación siempre está ahí, pero luego se desvanece poco a poco. Acabas diciéndote a ti mismo que «fallar una vez no es tan malo» o «mañana haré el doble». Desgraciadamente, ésa no es la forma de desarrollar los bíceps. Si el entrenamiento diario es demasiado difícil, lo mejor es organizar el programa de antemano, con días de descanso. De este modo, el programa siempre está ahí y se mantiene un ritmo claro.

biceps xxl 30 jours
En 30 días, puedes conseguir unos bíceps XXL si lo haces de la forma correcta: entrenamiento de fuerza, descanso y dieta.

Sesiones no demasiado largas

A continuación, no pienses demasiado en grande. Cuando estás demasiado motivado (pero hemos visto que la motivación se desvanece rápidamente), tiendes a querer sobreentrenar tu cuerpo. Por ejemplo, planificando sesiones largas. Sin embargo, esto también es bastante contraproducente. Hay varias razones para ello… Una es la resistencia del cuerpo. Le cuesta mantener un esfuerzo continuo durante mucho tiempo. Se agota y se deteriora. Con esto queremos decir que existe un riesgo real de lesión o desgarro por simple fatiga muscular. Por otra parte, el funcionamiento interno de un músculo, y del bíceps, consiste en disponer de reservas de glucógeno muscular. Cuando éste se agota, el músculo se agota. Es mejor pasar a sesiones más cortas y repetidas. Esto permite al cuerpo recuperarse entre sesiones. Para ti, ¡también es una mejor respuesta al entrenamiento!

Varía para trabajar todas las fibras musculares

No olvides que los bíceps no son un solo músculo. Así que durante tus sesiones, no olvides variar los ejercicios. Una postura diferente, un movimiento diferente… todo ello supone una exigencia diferente para el músculo. Así, el volumen muscular puede crecer en todos los lados del bíceps. El crecimiento es más rápido y el resultado es más estético.

Por último, los bíceps se desarrollan mejor si se sigue una dieta equilibrada. Sin alcohol ni excesos, y sobre todo muchas proteínas. Esto es lo que permitirá que los músculos crezcan. Siempre puedes darte un pequeño empujón con complementos alimenticios, batidos o potenciadores pre-entrenamiento.